lunes, 27 de abril de 2009

Acanthus mollis

El acanto es una planta herbácea perenne originaria de las estepas africanas y asiáticas, fue adaptada desde la antigüedad a la región mediterránea en el cultivo de jardines.

El acanto destaca por su belleza ornamental y su alto porte (puede alcanzar más de 1,5 m de altura), con hojas verde oscuro, brillantes y profundamente lobuladas, parecidas a las de un cardo, de su largo tallo surge un conjunto de pequeñas hojas apiñadas, dispuestas en forma de espiga y con unas espinas blandas con brácteas dentadas espinescentes (con pequeñas espinas) de color púrpura-rosado. El fruto en una cápsula con cuatro semillas. Se propaga por semillas, división de mata o por esquejes de raíz. En Canarias aparece en Gran Canaria, Tenerife y La Gomera en jardines abandonados y en fincas donde ha llegado a naturalizarse (Tomado de la Wikipedia)

3 comentarios:

Grupo de Conservación. dijo...

las hojas de acanto están representadas en los famosos capiteles corintios clásicos

Montse dijo...

Tengo muchas matas de Acanto en mi jardín y lo que más gracia me hace es que después del invierno, en que no queda ni rastro de ellas, empiezan a asomar las hojas brillantes, primero pequeñas y en poco tiempo se hacen enormes.
Creo que ahora les falta poco espigarse.
Es una planta que no necesita muchos cuidados y resulta muy decorativa.

Juanillo dijo...

El acanto siempre ha sido un planta simbólica. Sus hojas robustas y lustrosas tienen una gran elegancia. En Canarias la podemos ver en zonas de medianías medio asilvestrada en fincas abandonadas y en jardines como no. Se reproduce con gran facilidad por medio de semillas.